Lecto- escritura

De Educarchile.cl  

escuela rural de Peñuelas

El objetivo del proyecto es lograr con el alumno (a), un aprendizaje rápido en lecto-escritura (primer semestre), utilizando como fuente de riqueza de las palabras del sector donde vive el participante “aprendiendo lo lejano, partiendo de lo cercano”.

Adela Jeria Navarro, profesora de educación básica con mención en Lenguaje y directora de la Escuela Rural municipal G 304 Teniente Julio Alberto Allende Ovalle, en Peñuelas, tiene a su cargo 25 alumnos de primero a sexto básico; todo en una misma sala.

“El trabajo es muy grande. Este año recibí niños de segundo básico que no saben leer ni escribir, entonces el proyecto que había planificado en el verano ya no me sirve. La base de todos los subsectores es la lecto-escritura, sin ella no se puede avanzar, por eso siempre estoy creando nuevos sistemas para enseñar. Soy bien exigente con los alumnos, pero me ha dado tan buenos resultados que los niños, además, están contentos”, comenta Adela.

“Hago todos los días rutinas. Por ejemplo, lunes y miércoles realizo dictado de palabras para aplicar reglas ortográficas. Los voy graduando, dependiendo del nivel donde está cada alumno. Hago el esquema en la pizarra destinado a cada nivel  y apenas llegan a la escuela preparan su cuaderno, ya tienen lista la fecha y esperan con ansias el dictado”, explica la directora y profesora.

Veamos cómo enseña:

s�mbolo de flecha doble en colores azules En Lenguaje: les explico qué reglas ortográficas vamos a ver durante el día. Generalmente son 14 palabras que son revisadas inmediatamente después de hacer el dictado. Reviso los 25 cuadernos; no les marco lo malo sino lo positivo; los alumnos arreglan las palabras hasta tener todo bueno y vamos revisando en conjunto los errores.

Luego divido el curso: el grupo de primero básico se centra en la palabra que vamos a trabajar en el día; los de segundo van trabajando con oraciones; los de tercero hacen oraciones, marcan el verbo, los otros separan sujeto y predicado, etc. Según el nivel les voy complicando los ejercicios. En otras ocasiones les pido a todos que hagan una creación con las palabras del dictado. Por ejemplo, si les digo: Peñuelas, peumo, chincoles…entonces ellos escriben “en Peñuelas hay muchos chincoles que se posan en el peumo…”, entonces van aplicando el punto seguido, el punto aparte, etc.

s�mbolo de flecha doble en colores azules En Matemáticas: Los martes y jueves les toca el turno a matemáticas. Les dicto números y los voy complicando de acuerdo al nivel, en cientos, en miles, en millones… En decimales, en fraccionarios… Después del dictado matemático les pido a los más chicos que sumen, a los que les sigue les pido que resten, a los otros que multipliquen, a los más grandes que dividan. Luego les hago hacer tres problemas contextualizados donde ellos viven o donde está la escuela. Los alumnos crean, por ejemplo: “fui a la reserva y me encontré con el papá de José, un vecino que me dio tres pinos, que me costaron tanto ($)…”

Una vez creados los problemas salen adelante a decirlo y los vamos arreglando juntos. La misma manera con que trabajamos libremente la expresión oral y escrita en lenguajes, hacemos en matemáticas.  Además, en al escuela tenemos el Banco Estado, entonces los niños pueden aplicar en terreno las matemáticas, entonces les planteo otros problemas como “van al banco y van a comprar tantos euros…ellos van al banco y ven a cuánto está el euro y vuelven a la sala a contestar el problema planteado; también se manejan con las chequeras y con otros “problemas” que se presentan en la realidad. A los alumnos les gusta este ritmo de hacer clases y los alumnos nuevos se han ido acostumbrando.

El viernes hago una evaluación de todo lo que vimos durante la semana. Le hago una prueba escrita donde puedan profundizar mejor lo aprendido.

LECTO-ESCRITURA EN POCO TIEMPO

Cuando sólo tenía 15 años, Adela alfabetizó a las personas del sector. Siempre le interesó la lecto-escritura y los beneficios que ésta entrega. Sus alumnos le recuerdan esos tiempos. Ellos vienen de Las Tablas, Placilla, Curauma, algunos están a 97 kilómetros de la escuela, sin nociones básicas para leer y escribir. De hecho, el furgón que tienen para acercar a sus alumnos (hace dos viajes desde las 8:30 hasta pasada las 16:00), ha ayudado mucho a que éstos se incentiven a estudiar y a asistir a clases.

“Si el niño lee, escribe, comprende y es capaz de retener, tiene una gran fortaleza para enfrentar a los otros subsectores. ¿Cómo va a avanzar un niño si nos sabe comprender la lectura?”, reflexiona la directora.

El año ’91, esta multifacética mujer, creó un proyecto llamado “En búsqueda de una significativa atmósfera”. Citó a los apoderados y les explicó qué era lo que quería lograr. Empezaron a trabajar con las palabras propias del sector, de manera que los niños estuvieran familiarizados con lo que iban aprendiendo. Constantemente iban interiorizando nuevas palabras.

“Por ejemplo, trabajamos con la palabra Peñuelas, la que se presenta con una lámina que muestra lo que es; después con mímica o con otros juegos; luego se ven las distintas maneras que se puede escribir. Con cursiva, imprenta, con mayúscula,… También, se decodifica la palabra en sílabas, en letras, etc. Voy de lo macro a lo micro; la idea es que aprenda lo lejano, partiendo de lo cercano”, explica la profesora.

Si quieres bajar el proyecto y su metodología, míralo aquí.

MONITOREO EN FAMILIA

Los padres de estos alumnos son obreros, campesinos, trabajan en los manzanales, etc. Y a pesar de tener una cansadora jornada laboral, le dedican tiempo a sus hijos y a su educación. “La participación de los padres es muy buena, colaboran mucho”.

Para cada subsector tienen un cuaderno y para hacer las tareas en la casa tienen otro, las cuales no son una obligación. “Les digo a los apoderados que no se preocupen si sus hijos no pueden hacer las tareas”, dice la profesora. De hecho, Adela no les mandaba tarea a sus alumnos y fueron las mamás las que se lo pidieron. Según la directora, esto también se debe a que podido generar una buena comunicación con ellos.

Además, con el proyecto que creó: “No me dejen solo”, la participación en la enseñanza tanto de los alumnos como de los apoderados aumentó. Y como hay niños que les cuesta más o tienen problemas de lenguaje, Adela adquirió este sistema en que todos son responsables de la educación de ese niño. No sólo los papás cooperan, sino también los propios alumnos. Este proyecto se basa en que los más grandes o aventajados se transforman en los monitores de los alumnos que presentan dificultad para aprender.

Jeria está satisfecha con los resultados de este sistema. Incluso, sus pocos alumnos que han rendido la prueba Simce, han obtenido buenos resultados. Además, la directora está contenta ya que al computador que ya tienen, les llegaron otros dos que están prontos a instalarse, lo que la ayudará más aún en este tipo de enseñanza. Un monitor le enseña a otro alumno lo que la profesora quiere que aprenda ese día. Una vez que éste aprende, el monitor mayor se va y el nuevo aprendiz se transforma en monitor. Y así se suceden las responsabilidades: siempre se intenta que sean distintos los niños que enseñan como monitores.

Anuncios

Un pensamiento en “Lecto- escritura

  1. es excelente la informacion sobre la enseñanza en niños, todo eso vivo yo con la enseñanza de leer en adultos (INEA), y si es muy importante manejar palabras que ellos usan mas aunque sean adultos hay muchos que aprenden muy despacios al paso de niños, o con estrategias para niños.
    7mo.sem. Lic. en Educacion UPN
    ANGELINA GONZALEZ GONZALEZ

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s